Máscaras de buceo; buenas y malas

Hay muchos modelos de máscara de buceo para elegir, pero también hay algunos modelos que no debemos elegir. Se ofertan como máscaras de buceo, pero pueden ser peligrosas, no cumplen los requisitos de seguridad y además ni siquiera se les debería llamar máscara de buceo.

Hace poco publicamos un artículo sobre máscaras de buceo, que puedes consultar aquí, pero en ese artículo intentamos tratar y describir las máscaras de buceo de una forma seria y responsable, limitándonos a aquellas que realmente lo son.

No entramos ni en máscaras de juguete, que se encuentran en packs tanto para niños como para adultos, ni en otro tipo de objetos, que no fueran máscaras de buceo que sigan los requisitos de seguridad que ya explicamos.

Este post no es una repetición de lo ya publicado, ni siquiera lo podríamos llamar una extensión, ya que hablaremos de objetos que se venden como máscaras de buceo, pero no lo son y además se les podría considerar objetos peligrosos.

Después de la publicación que hicimos sobre las máscaras de buceo, nos llegaron varias noticias de accidentes mortales en el Continente Americano, presumiblemente provocados por el uso de un tipo de máscara. Más adelante en este post, os ofrecemos un enlace a una de las noticias recibidas. No entramos en la mayor o menor veracidad de la noticia (no está contrastada), pero es lo que nos ha empujado a escribir este post.

¿Máscaras de snorkel?

Resulta que ese tipo de máscara también se vende en España y, además, últimamente hay campañas de promoción de venta, incluso por televisión. Estamos hablando de una máscara con cierto parecido a las máscaras “full-face” pero con aspecto y precio de máscara de juguete.

Estas máscaras llevan el tubo incorporado, saliendo de la parte superior de la misma, por lo que la persona que las use, está respirando el aire del interior de la máscara que, teóricamente, se renueva a través del tubo incorporado.

Y aquí viene el problema. Aunque al espirar el aire sale al exterior por el tubo y por la válvula de exhausto aquellas que la lleven, realmente estamos incrementando el espacio muerto respiratorio con el volumen interno total de la máscara

Mecanismo de la respiración

En respiración normal, sin fatiga ni agitación, el volumen medio que se inspira y espira por un adulto es unos 500 ml y la frecuencia respiratoria normal en las mismas condiciones, es de aproximadamente 12 veces por minuto, lo que significa un volumen de unos 6 litros por minuto.

El volumen interno de las vías aéreas (nariz, faringe y tráquea) así como el de los bronquios antes de llegar a los bronquiolos respiratorios, constituye el aire del espacio muerto. Se llama así porque no es útil para el intercambio gaseoso. El volumen normal del espacio muerto en un varón adulto joven es de unos 150 ml, aumentando ligeramente con la edad. Este volumen puede ser significativamente mayor en una persona con determinadas alteraciones pulmonares.

Recordemos la función respiratoria. Nuestro cuerpo, en su metabolismo, consume oxígeno y produce dióxido de carbono. Ambos gases son muy activos y necesitamos tener una concentración de un valor constante en ambos gases para mantenernos con vida. La función de la respiración es evacuar al exterior mediante la espiración el CO2 que producimos y, en la inspiración, incorporar aire a los alveolos con mayor carga de oxígeno y apenas carga de CO2, lo que permite que el intercambio gaseoso se pueda seguir produciendo entre el interior de los alveolos y la sangre. Veamos por qué se llama espacio muerto respiratorio.

La respiración consta de 4 momentos: el momento inspiratorio, la pausa inspiratoria, el momento espiratorio y la pausa espiratoria. El momento inspiratorio es el tiempo que estamos ingresando aire a través de la inspiración; la pausa inspiratoria es el corte de ese momento para iniciar la espiración; el momento espiratorio es el tiempo durante el que estamos expulsando aire y la pausa espiratoria es el corte de ese momento para iniciar la inspiración. Como sabemos, la respiración es una actividad cíclica.

Para ser más rápidos en la descripción, vamos a llamar al aire del exterior, con mayor carga de oxígeno y apenas carga de dióxido de carbono, “aire limpio” y al aire alveolar, con menos carga de O2 y mayor carga de CO2, “aire sucio”.

Cuando termina el momento inspiratorio, en la pausa inspiratoria, todas nuestras vías aéreas quedan llenas del “aire limpio” que ha entrado por las fosas nasales. Cuando se inicia el momento espiratorio, el “aire sucio”, antes de poder salir al exterior, tiene que empujar primero al “aire limpio” que ocupaba nuestras vías respiratorias hasta el exterior, solo entonces podrá empezar a salir.

En la pausa espiratoria, todo el volumen de nuestras vías respiratorias queda lleno de “aire sucio”, por lo que, en la siguiente inspiración, el “aire limpio” tiene que empujar al “aire sucio” de nuevo hasta el interior de nuestros alveolos para poder llegar y solo entonces podrá entrar “aire limpio” a los alveolos.

Puf, esperamos habernos sabido explicar. La consecuencia es que, de esos 500 ml de nuestra respiración normal, solo participan realmente en la respiración 350 ml, ya que hay que descontar el volumen del espacio muerto respiratorio. No importa, así estamos diseñados y como vemos, podemos vivir sin problemas. Si necesitamos más, como puede suceder en el caso de actividad física, el cuerpo tiene sus mecanismos para aumentar la frecuencia respiratoria y el volumen de intercambio, ya que el espacio muerto respiratorio sigue siendo el mismo.

La respiración buceando o en superficie

Ahora bien, otro asunto distinto es cuando nosotros cambiamos las reglas de juego incrementando el espacio muerto respiratorio. Aquellos de nosotros que somos buceadores lo hacemos con el uso de la tuba, pero nos han enseñado que, respirando con tuba, tenemos que hacer la respiración más profunda, para conseguir un volumen de intercambio correcto, a pesar del incremento del espacio muerto respiratorio que proporciona el volumen interno de la tuba. También nos han enseñado que la tuba no tiene que ser ni demasiado larga ni demasiado gruesa, es decir, no tiene que presentar un gran volumen interno.

No obstante, seguro que hemos sufrido o presenciado algún episodio de estrés o “agobio” con el uso de la tuba, especialmente en principiantes, que se olvidan que su respiración tiene que ser más profunda. Uno de los efectos que provoca el aumento de CO2 en sangre por no intercambiar correctamente el volumen de aire necesario, es sensación de estrés, agobio, incluso miedo o pánico. El impulso instintivo es sacar la cara del agua y arrancarse la máscara y la tuba, lo que está muy bien, ya que ese instinto soluciona el problema del intercambio incorrecto debido al incremento del espacio muerto respiratorio.

Otra consecuencia de una mala respiración, algo más leve, son dolores de cabeza más o menos intensos o persistentes. Eso seguro que también lo sabemos, bien por nosotros o por otros, ya que es una consecuencia de hacer bloqueos respiratorios durante nuestras inmersiones.

Máscaras full face

Bien, volviendo a estas máscaras de juguete que se están vendiendo, pero que se ofrecen como máscaras de buceo. No hace falta un examen muy atento para ver que el incremento del espacio muerto respiratorio que provocan es muy importante y además, se ofrecen a personas que no tienen ningún tipo de información al respecto. Bueno, esto último puede sobrar, porque una persona con algo de información al respecto no se le ocurriría comprarla y menos usarla.

No podemos ofrecer imágenes con detalle de las mismas por no ser propietarios de ninguna fotografía que ilustre lo que decimos, pero a través de las imágenes que sí ofrecemos, aunque sin detalle, creemos que todos nos podemos hacer una idea de a qué tipo de máscara nos estamos refiriendo.

El problema añadido es que un incremento tan espectacular del espacio muerto respiratorio, además en personas sin formación y que están relajadas contemplando los fondos, por lo tanto con una respiración relajada, puede desembocar en una intoxicación grave por CO2, que provoque directamente alteraciones cardiacas o episodios de pánico tan intensos, que desemboquen en el ahogamiento. Es una causa probable (no lo sabemos realmente) de las noticias que nos han llegado de episodios mortales en los EEUU y caribe.

Como ilustración de uno de los motivos que nos ha animado a escribir este post, os incluimos el enlace a una de las noticias vistas:

Las máscaras de snorkel siembran el pánico en Hawai

Desde luego, no se puede afirmar con rotundidad que este tipo de máscaras sean las causantes o propiciadoras de dichos accidentes, ya que se está investigando y no ha salido a la luz conclusión alguna, pero el tipo de diseño, junto a lo explicado respecto a la respiración, hacen que se haya pensado en esa posibilidad.

Las máscaras full face se utilizan para el buceo, por supuesto, pero el regulador va acoplado a la máscara de forma que el incremento de espacio muerto respiratorio es mínimo, al igual que es mínimo el incremento que supone el volumen interno de la segunda etapa de un regulador, con el añadido de que el volumen respiratorio se incrementa automáticamente debido al ímpetu con el que el aire sale al iniciar la inspiración.

En un casco de los usados en buceo profesional sí se respira del interior del casco, pero se mantiene una presión positiva por lo que el aire es renovado a medida que espiramos y en la pausa espiratoria, lo que hace que no haya realmente aumento del espacio muerto respiratorio.

En definitiva, el consejo es que no compréis este tipo de máscaras y también que informéis de sus peligros si veis a alguien usándola, especialmente a niños, adolescentes o personas con poco tamaño corporal, en los que el incremento del espacio muerto respiratorio provocado por estas máscaras es más intenso debido a la relación de proporciones.

Esperamos que esta información sea de vuestra ayuda. No nos gusta ni es nuestro ánimo realizar comentarios negativos sobre productos comerciales, pero nos ha decidido a hacerlo 2 circunstancias: una, que este tipo de máscaras se están vendiendo bajo el reclamo de “máscara de buceo”; la otra es que, desgraciadamente, toda persona que sufre un accidente mientras lleva una máscara y unas aletas, se trata y publica como “accidente de buceo”, aunque se trate de un veraneante sin formación alguna, disfrutando en el agua con este tipo de equipo.

Si te gusta lo que has leído, por favor dínoslo en los comentarios al final de esta entrada. Si no te ha gustado también nos lo puedes hacer saber. Agradecemos cualquier comentario.

Si quieres suscribirte a este blog pincha el botón de suscripción que figura bajo este párrafo y rellena el formulario de suscripción que aparecerá. Es gratuito y al suscribirte recibirás una notificación por correo electrónico, cada vez que se publique una nueva entrada en este blog.

Botón de suscripción

Anterior

Las mejores máscaras de buceo – ¿Cuál compro?

Siguiente

La descompresión en animales marinos. ¿La hacen?

12 Comentarios

  1. RAMIRO BERROCAL

    Soy socorrista profesional y me preocupan este tipo de máscaras, no solo por el tema del CO2 también porque no podemos comprobar que la persona está realmente respirando.
    Gracias por vuestra información.

  2. Amanda Whitten

    Puedes decirnos cuales son las marcas mas seguras? Gracias

    • Gracias por preguntar Amanda.
      Si adquieres una máscara de una marca de buceo consolidada y en una tienda especializada en buceo o en un centro de buceo comprarás una máscara segura. Te podrá resultar más o menos cómoda, ya que eso solo se puede saber con el uso, pero desde luego cumplen las garantías de seguridad exigibles en buceo.
      No debemos decirte una marca porque eso sería una acción comercial y no es el objetivo de este blog. Además sería injusto porque hay varias marcas de reconocido prestigio.
      Acuc-blog

  3. Dany

    No puede ser más acertado este artículo. Ya hace tiempo que voy advirtiendo en mis círculos de buceo sobre este artículo y sobretodo de no utilizarlo en inmersión. Caso aparte como comentas es el uso por personas sin formación alguna y que además reciben este artículo sin advertencia alguna sobre los riesgos que conlleva su uso. Lo triste es que tenga que llegar a darse un accidente para tomar cartas en el asunto. Felicitaciones de nuevo por el artículo.

  4. Buen artículo para poner algo de racionalidad que contrarreste la publicidad y marketing de esas máscaras.

  5. Francisco

    Muy buena explicación y totalmente de acuerdo con el artículo.

    Añadiria que en los cascos de buceo y en la mayoria de mascarones que usamos los buzos profesionales, existe una válvula de ventilación para añadir aire extra en el interior del casco o mascara y renovar el exceso de CO2, en el caso de que el buzo realice grandes exfuerzos y su ritmo cardiaco aumente. De esta forma se puede “limpiar” con seguridad el exceso de este gas nocivo, que con el flujo normal de presión de trabajo no llega a conseguirse en algunos casos.

    • Muchas gracias por tu contribución Francisco.
      Muy apropiada y correcta. En el post no hemos entrado a describir los sistemas profesionales, pero tu comentario añade claridad de una forma muy breve y limpia

  6. Donatella Gabites

    Muy interesante el artículo y me confirma las dudas que tenía respecto del uso de esta máscara desde que salió al mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén